Episodio VIII: Un bebé como pocos.
La Tía de Tenchi llega a casa Masaki acompañando a Sasami, que a pasado el día en su casa para ayudarla en el cuidado de un bebe de un familiar. Tenchi sale a recibirlas, aunque Sasami se muestra extrañamente huidiza y entra en casa como si quisiera evitar a Tenchi. Este se extraña pero pronto se olvida y se centra en su Tía .Después de preguntarle como va el cuidado del bebe le dice que si necesita ayuda solo hace falta que lo diga. Gran error ya que al día siguiente su Tía llega con el bebe y se lo da a Tenchi junto a las dos toneladas de material que hacen falta para cuidarlo. Tenchi no tiene tiempo de decir nada ya que su Tía se larga más rápido que un cohete. El bebe se convierte en el centro de atención de las chicas, sobretodo de Ryoko y Ayeka, que parecen querer impresionar a Tenchi con sus habilidades maternales. Pero pronto descubren que cuidar a un bebe es algo no siempre bonito algo que el bebe, orinando encima de Ryoko y llenando de babas la cara de Ayeka se encarga de recordarlo. Es cuestión de trabajar en equipo y Ryoko, Ayeka y Mihoshi se ponen manos a la obra, pero esta claro que no tienen ni idea. Llenar el biberón de leche en polvo pero sin ponerle agua o atar los pañales como si fueran regalos de navidad lo demuestran. Poco a poco parecen cogerle el truquillo pero el trabajo que da un bebe puede agotar incluso a chicas tan fuertes como Ryoko o Ayeka, las cuales van de un lado a otro intentando contentar al bebe con todo lo que necesita. Llega la noche y las tres están tan agotadas que se quedan dormidas en cualquier rincón. Pero el bebe aun tiene cuerda para rato y moviéndose por la casa llega hasta la puerta dimensional del laboratorio de Washu, entrando en el. Washu oye como la puerta se abre y dice que ahora esta ocupada pero al no oír a nadie que conteste se gira y no ve a nadie, solo la puerta dimensional que desaparece. Escamada continua su trabajo pero entonces alguien tira de su pelo y al girarse ve al bebe. Con el en brazos sale del laboratorio y se encuentra a las tres chica en el salón completamente dormidas. Visto el panorama decide hacerse cargo del bebe momentáneamente y se lo lleva a la cocina, donde le prepara un biberón. Washu parece saber exactamente lo que hay que hacer, como si ya tuviera experiencia. Amanece y Tenchi se lleva el susto de su vida al ver a la tres chica dormida y ni rastro del bebe, pero entonces oye ruidos en la cocina y al asomarse ve a Washu con el bebe a su espalda, preparándole la comida. Washu se queda cortada cuando ve a Tenchi y disimula diciendo que el bebe es una molestia y que no ha tenido mas remedio que encargare de el. Después de dejar al bebe en manos de Tenchi y las chica se retira al laboratorio. La noche siguiente la historia se repite y al salir de su laboratorio Washu se encuentra al bebe completamente desatendido ya que Ryoko, Ayeka y Mihoshi se han quedando de nuevo dormidas, completamente agotadas. Washu se hace cargo de nuevo del bebe y a partir de ese momento parece estar cada vez mas unida a el, como si fuera su madre. Los días siguientes Washu parece abandonar su trabajo y dedicare completamente al bebe, al que cuida como si fuera suyo. Justamente cuando Washu parecía ser mas feliz que nunca, sobretodo cuando el bebe empieza a llamarle "mama",Tenchi entra en la cocina y con tristeza le dice que su Tía y el padre del bebe han venido a buscarlo. Cuando ya se han ido con el bebe Washu le cuanta a Tenchi algo que ya se presentía, y es que tuvo un bebe hace muchísimos años cuando era una estudiante de la academia galáctica. Washu, que es Juraiana, tuvo junto a un joven miembro de la nobleza de Jurai con quien tuvo un hijo. Pero la sociedad de Jurai de esa época era muy clasicistas y intolerante, y no estaba aceptado que dos personas de clase social diferente se casaran o tuvieran hijos. La familia del padre hizo que el padre la abandonara y se llevara a su hijo, al que no volvió a ver. Cabe recordar que fue precisamente todos los perjuicios de los Juraianos lo que hizo que Yosho se fuera del planeta. Tenchi, conmovido, le dice que ojalá pudiera ayudarla(¡¡error!!),algo que Washu interpreta a su manera, y dice que le gustaría tener otro hijo si fuera suyo. El pobre Tenchi, atolondrado, no sabe que decir y Washu intenta besarlo. Ryoko y Ayeka no tienen muchas ganas de permitirlo y lo evitan. Se inicia así una discusión a la que se añade Mihoshi, que intenta impartir paz. Todo esto es observado desde la casa por Sasami con una expresión que nunca habíamos visto, llena de tristeza ¿ qué le pasa a la siempre alegre Sasami?.